Autoridades de Salud mantuvieron un encuentro de trabajo con los referentes y el equipo de trabajo del Centro Huella. En la oportunidad revisaron la modalidad de trabajo del dispositivo sanitario y evaluaron medidas con impacto en un mayor ordenamiento de su personal y en la atención a los usuarios.

La ministra de Salud, Sonia Velázquez, junto al director de Salud Mental, Carlos Berbara, acudieron a la sede del Centro Huella en Paraná, donde mantuvieron un encuentro de trabajo con los referentes y el equipo de trabajo de la institución. Allí se hizo un balance de las acciones desarrolladas desde este dispositivo sanitario abocado al tratamiento de las adicciones, y se revisaron medidas que permitan mejorar la prestación a usuarios así como regularizar la situación de los trabajadores que allí se desempeñan.

Velázquez calificó como “altamente auspicioso” el encuentro, en el cual manifestó su agradecimiento por el recibimiento y la oportunidad de intercambio con todo el equipo en su ámbito de trabajo: “no todos los días uno tiene la posibilidad de compartir estos espacios, que además de interpelarnos en el buen sentido sirven para descontracturar y poner en situación por dónde está pasando la realidad cotidiana a la luz de los determinantes de salud”, señaló la ministra.

Temas abordados

En la oportunidad el equipo local expuso a las autoridades un informe en el que se detallaron aspectos como las modalidades de trabajo encaradas desde el dispositivo, las mejoras edilicias logradas en el último período, estadísticas de las atenciones actualizadas al último año, y finalmente hicieron entrega de un proyecto de trabajo que contempla la reconversión del dispositivo hacia la figura de “hospital de día”.

Ante esta posibilidad Velázquez explicó que desde las áreas técnicas del Ministerio de Salud ya se está trabajando en reordenar el componente sanitario bajo un modelo de gestión basado en redes integradas de servicios de salud. En este sentido expresó: “Me parece que la propuesta que nos acercaron es totalmente atendible en el marco de lo que se está pensando en este modelo de redes integradas”. La funcionaria agregó: “de hecho nosotros ya estamos analizando las diferentes posibilidades para que el Centro Huella deje de ser un dispositivo y se pueda inscribir en el sistema como un centro de atención primaria integral de atención, ya que al estar integrado como efector también le permitirá contar con un marco jurídico para ordenar y sustenta el componente del recurso humano”.

Por su parte el director de Salud Mental, Carlos Berbara, señaló: “Creo que también es para destacar el hecho de que la ministra haya planteado la convocatoria en el efector, ya que los trabajadores son los que están dando la cara, mano a mano con los usuarios, y quienes venimos transitando hace unos años en Salud sabemos que no es común esto de que se les permita tener voz a la hora de definir estas cuestiones, asesorar y diagramar las líneas de trabajo”.

Finalmente la directora interina del Centro Huella, Sandra Gulberti, calificó el encuentro como “muy positivo”, y manifestó: “Estamos muy contentos de haber podido tener esta instancia de encuentro con las autoridades provinciales, para nosotros fue fundamental para diagramar las estrategias de trabajo y poder plantearles necesidades”.

La responsable indicó que estuvo presente casi a pleno el equipo interdisciplinario de la institución, quienes compartieron experiencias, informaron cómo se está trabajando siguiendo los lineamentos de la ley Nacional de Salud Mental.

Algunos datos del Centro Huella

El dispositivo tiene una planta total de 40 personas entre profesionales, administrativos, obreros y maestranza. Desde que se sancionó la ley nacional de salud mental en el año 2010 pasó a depender del hospital Escuela de Salud Mental, pero tiene una trayectoria de más de 20 años.

El Centro brinda una atención clínico-territorial, ya que tiene la práctica asistencial en la sede y también desarrolla actividades y programas hacia el territorio, con distintas organizaciones e instituciones (estatales y no estatales), complejizando la red de abordaje a fin de pensar estrategias dirigidas a facilitar la llegada a la población más vulnerable. Los dispositivos de atención son individuales y grupales.

En el año 2017 el Centro Huella recibió 3.007 consultas, totalizando 1.217 las admisiones (personas que completaron el proceso de admisión e iniciaron tratamiento). De ellas, el 76 por ciento no cuenta con ningún tipo de cobertura.