El Jardín Ternura del Ministerio de Salud celebró su trigésimo aniversario

El Jardín Ternura del Ministerio de Salud festejó tres décadas de trabajo, amor y compromiso con la niñez. Allí se destacó el trabajo en equipo, la actualización de saberes, el intercambio de ideas acordes a las nuevas pautas pedagógicas y el acompañamiento de las familias.

La inquietud de un grupo de padres trabajadores del Ministerio de Salud motivó, el 9 de noviembre de 1987, el surgimiento del Jardín Maternal Ternura. Las tres décadas de compromiso con los niños fueron celebradas en un encuentro que –como todo festejo de cumpleaños– tuvo torta, aplausos y emoción. Participaron los niños, sus maestras y auxiliares, los papás y mamás, los directivos de años anteriores y autoridades de Salud y Educación.

En la apertura del encuentro entre los niños, sus maestras, familias y ex directivos, Norma Hernández, directora general del Primer Nivel de Atención, expresó la importancia de destacar la trayectoria de la institución. “Los jardines maternales tienen valor en un período en el que los niños aprenden las cosas fundamentales de la vida en el lapso previo a empezar la escolaridad primaria”. Asimismo destacó la adquisición de los hábitos y el acompañamiento de la familia. Y agregó: “Todo se hace con mucho cariño, amor y esmero: se preocupan porque la alimentación sea correcta, que los chicos estén bien, que no se exceda la cantidad de niños por docente y en darles enseñanzas, hábitos de higiene y buenas costumbres”.

Por su parte, la responsable del Jardín Maternal Ternura, Marcela García, resumió: “Se cumplen 30 años de sacrificios y logros iniciados el 9 de noviembre de 1987 por la necesidad de un grupo de papás trabajadores del Ministerio de Salud que no tenían dónde dejar sus hijos. Pasaron 30 años y el jardín creció: tiene 80 niños, el personal está capacitado, tenemos docentes y auxiliares en todas las seis salas”.

Además, García indicó que trabajan en equipo reforzando saberes e intercambiando ideas en el marco de las nuevas pautas pedagógicas. En cuanto a la calidad de atención de los infantes desde los 45 días hasta los 3 años, el jardín dispone de una enfermera que inmuniza en cada campaña de vacunación, un equipo interdisciplinario conformado por una asesora pedagógica, una fonoaudióloga y una psicóloga. Asimismo, los niños desayunan y almuerzan en la institución y la dieta está supervisada por una nutricionista del Ministerio de Salud.

En la oportunidad, la fiesta también honró al Día de la Tradición con los pequeños vestidos de gauchos y paisanas. La ambientación del salón del Atlético Echagüe Club exhibió platos con pastelitos y tortas fritas, bolsitas con hierbas aromáticas para la hora del mate, pavas y calderas. También se proyectó un video institucional que resumió, de alguna manera, tres décadas que no fueron un aniversario más, sino la permanencia del compromiso con la educación y la salud de los más pequeños.