Aceite de canola entrerriano se posiciona en el mercado

Krol invierte en su planta aceitera de Perdices, sobre la Ruta 14

La firma Amerika tiene una planta productiva de aceite de canola, bajo la marca Krol, en Perdices, departamento Gualeguaychú. El aceite es uno de los más sanos que existen en la naturaleza y muy consumido a nivel mundial; la firma fue precursora del cultivo que crece en la provincia y el país.
Miercoles 04 de Enero de 2012 | 18:11 Hs.
El director general de la firma Amerika, Juan Rusinek, contó que comenzó a sembrar colza - canola en 1993 como alimento para caracoles, y después “fuimos viendo otras aplicaciones y descubrimos el uso de granos del que se extrae un aceite muy rico”. Hacia el año 2006 “largamos el producto”, contó. Dijo que “es muy consumido a nivel mundial y el único país que no lo tenía era la Argentina, y se comenzó a desarrollar tanto en la Argentina tanto como en la zona de Polonia y Ucrania, en el este de Europa”.

El aceite

Para la obtención del aceite, se utiliza una tecnología “sana”, la “presión a frío” ya que “no se usan solventes químicos cancerígenos ni ajustes de PH con ácidos, es un proceso totalmente físico”. De sabor es “muy suave” y “es muy bueno para la salud ya que tiene 10 veces más de Omega 3 que cualquier otro aceite y la mitad de grasas saturadas que son las malas para el corazón, además de mucha vitamina E que es un antioxidante poderoso”. Destacó que desde el punto de vista nutricional “es uno de los aceites más sanos que existen en la naturaleza”.

Desde 2010 “adquirimos mucha fuerza por los cocineros, es así que estamos en varios programas de cocina que nos recomiendan”. Dijo que los aceites de canola se consumen en el mundo 10 veces más que los aceites de girasol o de oliva.

La producción en Entre Ríos

Comentó que a la colza “la veníamos cultivando en nuestra propiedad, pero a partir del aumento de las ventas, nos vimos obligados a comprar de terceros”. En ese sentido, comentó que la venta se hace “en los meses de noviembre y diciembre, ya que es exportada y después es difícil de conseguir”, por lo que desde 2011 “estamos comprando en toda la zona del sur de Entre Ríos”.

“Cuando comenzamos a sembrar en la Argentina, se sembraban 7.000 hectáreas en toda la Argentina. Hoy ya se habla de 150 mil hectáreas que se siembran en el país”, comentó el empresario y auguró que en pocos años “se sembrarán millones de hectáreas”.

En Entre Ríos “fuimos los primeros que comenzamos a sembrar la colza – canola, que es un cultivo que se combina perfectamente con la soja”. Comentó que la producción “económicamente es muy viable porque se cosecha a fines de octubre y principios de noviembre, es decir que se siembra una soja primera después de la canola. Cuando se siembra la soja, no es necesario fertilizarla ya que quedan los fertilizantes de la canola”.

La canola es una semilla que “permite la extracción de aceite y tiene 48 por ciento de aceite, mientras que la soja, el 22”, graficó. Explicó que “prácticamente la mitad del grano es aceite, por eso es muy alto el precio también”. La canola hoy se vende a 2000 pesos.

Inversiones

El empresario hijo de polacos, contó que “estamos mejorando la calidad, ya estamos certificados en ISO 9000 desde 2003”; en ese sentido contó que la planta aceitera “introdujo una moderna tecnología, el sello de nitrógeno: en la botella se insufla nitrógeno líquido y esto hace que se desplace el aire, por lo tanto el aceite no está en contacto con el aire, lo que disminuye el riesgo de oxidación, es decir que permanece en buenas condiciones por más años”.

Además, comentó que “la producción de la línea es muy grande, sale un frasco de aceite cada dos segundos” lo que hace “una base de 1500, 1800 frascos por hora para poder cumplir con las demandas del mercado”. Todo ese nivel de producción “implicó un aumento en el depósito”.

La empresa

Rusinek contó que “el grupo fuerte está en Perdices, en Buenos Aires lo único que tenemos es el departamento comercial”, ya que “las compras en cadenas están en Buenos Aires y representan el 70 por ciento de nuestras ventas”, la empresa actualmente emplea a 15 personas en su planta industrial. Las exportaciones se realizan a los Emiratos Árabes, Holanda y países centroamericanos, pero reconoció que “tenemos algunas dificultades ya que nuestro producto paga el 20 por ciento a la exportación”.

Uno de los últimos lanzamientos que la empresa ha hecho es la mezcla de aceite de canola y oliva, “para la gente que le gusta el sabor de la oliva, que sigue tomando un aceite con sabor a oliva pero con 10 veces más de Omega 3 y la mitad de grasas saturadas, por lo que es mucho más saludable que el de oliva”, finalizó.