GENERAL

24/10/2019 - Lesa Humanidad

Causa Céparo II: Segunda audiencia, declararon nuevos testigos

 

Compartir en

 

Causa Céparo II: Segunda audiencia, declararon nuevos testigos


En la segunda audiencia por la causa que involucra al expolicía Atilio Ricardo Céparo, acusado de cometer delitos de lesa humanidad, declararon tres mujeres que relataron el padecimiento que sufrieron durante el terrorismo de Estado en Centros Clandestinos de Detención de Paraná.

 

 

 La jornada comenzó con el testimonio de Julia Tizzoni, exdocente de literatura, militante y detenida política el 25 de noviembre de 1976. Narró como fue su secuestro, cuando señores de civil le golpearon la puerta y le dicen que la tenían que acompañar, la metieron en un auto y con la funda del asiento delantero la encapucharon. No sabía donde la llevaban, días después supo que estaban cerca de la Base Aérea. Contó las torturas a las que fue sometida.

En otro tramo, relató cuando integrantes de la Policía de Entre Ríos que participaron de los traslados, querían desligarse de las torturas y vejámenes a las que había sufrido. Estuvo en la Casa del Director, emplazada dentro de la Unidad Penal 1, donde la hicieron firmar un papel que no pudo leer.

Recordó que uno de los militares la acusó de poner bombas en la cabeza de la gente, ella le contestó: “si la literatura y la belleza significa poner bombas, entonces sí”, haciendo referencia a su labor como docente. Para finalizar, reconoció la importancia del Estado de Derecho por la realización de estos juicios.

Luego fue el turno de Mariana Fumaneri, militante de la Juventud Universitaria Peronista - JUP -, que repasó con tristeza los padecimientos y vejámenes por los que tuvo que pasar desde de su detención en diferentes lugares, entre ellos Policía Federal y el Batallón de Comunicaciones. Resaltó la situación de su indefensión por su condición de mujer, ya que se sintió avasallada por los tratos recibidos.

También dijo que “Cada vez que una declara entrega como la parte de una, por eso me emociona”, y agregó: “agradezco esta posibilidad”. Remarcó, “soy militante y volvería a hacer lo mismo”. Para luego reflexionar sobre el papel de los genocidas, “ellos  iban contra la manera de pensar por un país más justo y solidario”.

Como cientos de personas que pasaron por la parodia del Consejo de Guerra, Fumaneri también fue obligada a firmar declaraciones que no pudo leer, para que luego fueran usadas en su contra.

Relató que en varias oportunidades fue  trasladada de la UP 6 a la Unidad Familiar y a la Comisaría de El Brete, a este sitio fue llevada vendada y encapuchada. También pasó por el Batallón de Comunicaciones, donde permaneció en un calabozo y escuchó gritos de otros detenidos.  

El último testimonio propuesto por la Fiscalía fue el de Alicia Dasso, quien contó que estuvo detenida en el Batallón de Comunicaciones, en la UP 6 y luego trasladada a la cárcel de Devoto.

Habló de las detenidas por las cuales se lo acusa a Céparo. En este sentido, dijo que “las tres venían de la Casa del Director en condiciones deplorables”. También aportó información sobre el funcionamiento del aparato represivo.

El juicio oral y público se lleva a cabo los jueves a  partir de las 9.30 en la sede del Tribunal Oral Federal - Urquiza 872 -.   

Volver

 

Dirección General de Informática - www.entrerios.gov.ar/dgin - 2017