¿Qué son los estereotipos de género?

Un estereotipo de género es un modelo o patrón sobre lo que deben ser las personas. Siempre pensadas en sólo dos géneros: hombre y mujer.

Así tenemos supuestas características, comportamientos y roles sociales que cada persona debería cumplir según el sexo con el que nació.

Primero hay que aclarar que el sexo es biológico. En cambio, el género es una construcción social que se inculca a cada persona desde chica.

Los vemos y aprendemos en la escuela y en la televisión. Pero también a través de nuestra familia y entorno.

Desde bebés nos asignan colores y juguetes dependiendo del sexo con el que nacimos.

¿Qué consecuencias tienen los estereotipos de género?

El problema de los estereotipos de género es que influyen en la construcción de nuestra identidad y nos limitan.

Cuando queremos tomar decisiones sobre nuestras vidas, como por ejemplo realizar una carrera profesional, nos enfrentamos con lo que supuestamente debe o no hacer una mujer o un hombre.

El estereotipo de asociar lo femenino a la maternidad y a la capacidad de cuidar de otros, asigna la crianza de los hijos principalmente a la mujer.

En el caso de los hombres, desde chicos suele decirse que no deben llorar, que deben ser fuertes y que deben proveer a la familia asumiendo la responsabilidad del ser el principal sustento económico.

Cuando no cumplimos con estos mandatos sociales, tanto varones como mujeres somos cuestionados.

Es importante saber que los estereotipos son la base de la violencia de género, ya que establecen una relación desigual poniendo al hombre en una posición superior que la mujer.

En nuestra sociedad, se otorga más valor y prestigio a las actividades que se supone deben desarrollar los hombres, en perjuicio de las consideradas como apropiadas para las mujeres.

¡Que los estereotipos no te limiten!