Gobierno de Entre Ríos
 
 
 
Encabezado de página

NUESTRA HISTORIA

Reseña Histórica de la Provincia de Entre Ríos 

Al llegar la conquista española, la costa entrerriana del río Paraná estaba habitada por los Chaná-Timbúes, aborígenes que se distinguían por la artesanía en la cerámica incisa. Por esas labores, los arqueólogos los han identificado como ribereños plásticos, y los consideran los primeros habitantes que trabajaron la madera, el cuero, el hueso y la piedra (Mario Alarcón Muñiz).

Con los años, los representantes de la cultura charrúa, minuán, chaná, guaraní o querandí, hábiles cazadores, agricultores y pescadores, dejarían sus huellas indelebles en los 78.781 kilómetros cuadrados del actual territorio provincial, ubicado geográficamente en la Mesopotamia argentina junto a Corrientes y Misiones, y definido políticamente en la actualidad como integrante de la Región Centro junto a Córdoba y Santa Fe.

Caciques visionarios y valientes como Aguará, Manchado, Tabaré, Zapicán, Manuá, Guayuzalo, Carabí, Tacuabé y Juan Yasú, formaron parte de la tierra en plena madurez, de la tierra de sangre vital, denominada entonces Abya Yala.


Presencia europea. El río Uruguay "fue descubierto y explorado, en su curso inferior, en enero de 1520, por Juan Rodríguez Serrano, capitán de la expedición de Magallanes, quien daría la primera vuelta al mundo y recorrería el Uruguay hasta cerca de Gualeguaychú" (Filiberto Reula). En cuanto al río Paraná, fue el mismo contingente colonizador el descubridor de su desembocadura, pues con absoluta certeza lo describe en su mapa el cronista acreditado Pigaffeta. El historiador Filiberto Reula, afirma también que el grumete Francisco del Puerto, que sobreviviera en febrero de 1516 al ataque perpetrado por los guaraníes a Solís y sus acompañantes, se convertiría en el primer europeo que conoció el suelo entrerriano.


Parroquias y villas. Numerosas localidades de la provincia tuvieron su despertar con la creación de la parroquia. Tal es el caso de Paraná, a partir del 23 de octubre de 1730, que en la figura del padre Francisco Arias Montiel, designado párroco de la Otra Banda del Paraná, reconoce al sacerdote pionero de la comunidad que inauguró la vida espiritual de la comarca costera. Tiempo después, a mediados de 1779, en su primera recorrida por la Diócesis de Buenos Aires, monseñor Sebastián Malvar y Pinto observa gran cantidad de pobladores en diversos rincones del monte entrerriano, poniendo en marcha su proyecto fundacional de pequeñas capillas y aconsejando al virrey Vértiz y Salcedo la necesidad de organizar determinadas poblaciones.

La presencia de don Tomás de Rocamora, en 1782, permitió la elaboración del primer documento económico, informe que reviste enorme trascendencia para la región, pues auguraba el 11 de agosto de aquel año que "fuera pleitos, valga la razón y asegúrese Vuestra Excelencia que ejecutado como planteo, antes de muchos años será la de Entre Ríos la mejor provincia de esta América". En marzo, junio y octubre de 1783, el fundador de pueblos, materializaría la puesta en marcha de las villas de San Antonio de Gualeguay, Concepción del Uruguay y San José de Gualeguaychú, respectivamente.


ENTRE RÍOS, PROTAGONISTA DE LA HISTORIA DEL PAÍS

Libertad y principios republicanos. La figura de Bartolomé Zapata, recuperando con un grupo de paisanos el manejo de los cabildos que estaban en manos de los españoles, a comienzos de 1811, sembró la semilla de la rebeldía y de los sueños nuevos en los pechos de los criollos viejos.

El pueblo entrerriano "fue de los primeros en pronunciarse por la causa de Mayo. Su apoyo gravitó decisivamente en el triunfo de la libertad y de los principios republicanos y federalistas de la gran Revolución de 1810. Interpretando cabalmente el ideario de Mayo, el pueblo de los antiguos Partidos de Entre Ríos no cejó en la lucha por la conquista de la libertad y fue la primera región del actual territorio nacional que logró, por propio esfuerzo, la autonomía política. La consiguió venciendo a las huestes directoriales en el Combate del Espinillo, el 22 de febrero de 1814. Inició así la destrucción del antiguo orden administrativo y político que los gobiernos de Buenos Aires a toda costa querían conservar intangible" (Facundo Arce).

 

Artigas y la Liga de los Pueblos Libres. Entre Ríos, junto a Corrientes, Misiones, la Banda Oriental y amplios sectores políticos y sociales de Santa Fe y Córdoba, adhirieron a los principios democráticos y republicanos de José Gervasio Artigas, quien reivindicó siempre a los pueblos originarios y fomentó la distribución de la tierra entre los más necesitados.

El jefe de los orientales y Protector de los Pueblos Libres había izado al tope del mástil en los Potreros de Arerunguá la Bandera Federal, actitud que imitara Eusebio Hereñú dos meses después en Paraná. Las instrucciones a los hombres que nos representarían en la Asamblea del Año XIII se basaban en la voluntad de fundar una república soberana, sobre las bases de la justicia, la libertad y la democracia. Se pedía al mismo tiempo la declaración de la independencia absoluta de las colonias, no admitiéndose otro sistema que el de la confederación, promoviéndose la libertad civil y religiosa.

La Liga de los Pueblos Libres, entre 1815 y 1820, gestada por el vencedor de Las Piedras, llenó de esperanza y entusiasmo a los valientes hijos de la región guaranítica, los mismos que lo habían acompañado en el Éxodo Oriental y que escucharon a su jefe jurar ante su pueblo "preferir la indigencia y la muerte a la dominación extranjera".

 

Ramírez y la República de Entre Ríos. Nacido en Concepción del Uruguay, Francisco Ramírez llevó la adhesión de su gente a los ideales de Mayo. Luego, compartió con Artigas las luchas por la causa federal. Finalmente, y luego del desgraciado desencuentro con su antiguo aliado, gestó, el 29 de septiembre de 1820, la República de Entre Ríos, conformada por esta provincia y sus hermanas de Corrientes y Misiones.

La muerte, acaecida en San Carlos de la Esquina, 9 kilómetros antes de San Francisco del Chañar, en el norte de Córdoba, le impidió concretar sus anhelos, claramente identificados con la organización republicana y representativa, que fueran sintetizados oportunamente en el fundamentado Reglamento dado a conocer desde Corrientes, pocos meses antes del desenlace fatal.

De cualquier manera, los altos ejemplos morales y su conducta admirada y respetada por sus comprovincianos, siguen alumbrando los escenarios más genuinos de la entrerrianía.

 

Urquiza y la organización nacional El general Justo José de Urquiza, después de Caseros, convocó a los representantes de los pueblos hermanos para firmar el Acuerdo de San Nicolás. En 1853 y gracias a su inquebrantable voluntad de servir a la patria, llevó adelante el proceso histórico que finalizó con la jura de la Constitución Nacional. En marzo de 1854 asumió como primer presidente de la Confederación Argentina, oportunidad en que se declaró federalizado todo el territorio de la provincia de Entre Ríos y se instalaron las autoridades de los respectivos poderes en la ciudad de Paraná, convertida por entonces en una referencia ineludible en el momento de lograr la organización del país.

Cabe destacar que al término de este período, y luego de los abreviados mandatos de los presidentes Derqui y Pedernera, el gobierno federal, con sede en la capital de Entre Ríos, clausuró esta etapa tan significativa para la República y, así, el Estado provincial recuperó su autonomía, que por voluntad de los ciudadanos aprobó su Constitución en 1860.

 

Tiempos de la Confederación Argentina. La separación de Buenos Aires de la Confederación impidió que se estableciera en ella el gobierno nacional. Entonces, Paraná fue designada como capital de la Confederación y se transformó en un centro político y cultural de importancia. La población creció con el aporte de los hombres que, en representación de sus provincias, se instalaron en la nuestra.

La ciudad fue el territorio elegido por Domingo Faustino Sarmiento para aplicar su política educativa. La primera escuela normal de la Argentina comenzó a funcionar el 16 de agosto de 1871, en lo que fue el edificio de la vieja casa de gobierno de la Confederación.

 

La educación y los inmigrantes. Establecimientos de gran relevancia para la educación argentina y americana abrieron sus puertas en esta tierra. Nombrar al Colegio Histórico de Concepción del Uruguay, fundado por Urquiza (por entonces gobernador de Entre Ríos) en 1849 y la Escuela Normal de Paraná, creación de Domingo Faustino Sarmiento en 1871, es dar ejemplos del espíritu de superación que inundaba el corazón de aquellos ciudadanos y que permitió la adecuada formación de los jóvenes que provenían de numerosas provincias argentinas y países vecinos.

Paralelamente, las amplias y generosas puertas de esta provincia se abrieron para que los inmigrantes de todos los países del mundo pudieran trabajar la tierra y encontrar la paz y la libertad, elementos indispensables para dar forma a un proyecto de vida y cantar junto a los antiguos pobladores del verde profundo, los nuevos himnos de laboriosidad y progreso.

El hombre entrerriano que ha tenido influencia "en las guerras de la creación nacional y su gravitación profunda en las etapas sucesivas en que se concreta, con esfuerzos dolorosos, la civilidad argentina", admite que el paisaje de Entre Ríos "ha ido transformando poco a poco la conformación expresiva de sus pobladores. Lo vemos en los descendientes de los extranjeros de más acusada cristalización racial. El hijo del germano, del ruso o del hebreo tiene ya, en su modelación fisonómica, algo del oriundo de Montiel" (Alberto Gerchunoff) .

 

Marco Jurídico Provincial Actual. La provincia de Entre Ríos realizó el último proceso de Reforma Constitucional en el año 2008, para lo cual se creó la Convención Constituyente mediante la Ley N° 9768. El Juramento de la Constitución se realizó en la Ciudad de Concepción del Uruguay en el mes de Octubre de 2008.

 

Fuente: Entre Ríos “Un fresco abrazo de agua la nombra para siempre” (2016)

Dirección: Rina Deymonnaz Perottino- Melina Tempelópoulos, sobre una idea de proyecto del fotógrafo Gustavo Cabral. Ed Borsellino Impresos S.R.L  Rosario

Textos: Roberto Romani, Emilio Ruberto, Raúl Balbi, Nicolás Rigaudi, Clara Cosoy,  Rina Deymonnaz Perottino, Claudio Cañete, Pablo Suárez.

 

911

Emergencias

100

Bomberos

107

Emergencias Médicas

103

Defensa Civil

102

Ayuda al niño

144

Violencia de Género

Dirección General de Informática - www.entrerios.gov.ar/dgin - Copyright 2016